Argentina: el gobierno enfrenta su mayor protesta

  • 9 noviembre 2012

No eran las cacerolas, ni los silbidos o los cánticos los que permitían entender la protesta de miles de personas, este jueves en la noche, en el centro de Buenos Aires. Lo que quizás más captaba la atención del cronista eran los innumerables carteles que llevaban los manifestantes, con un extremadamente amplio espectro de consignas.

"Basta de inseguridad". "Basta de mentiras". "Libertad, libertad, libertad". "Transparencia". "Yo te voté y tengo la sensación que me equivoqué".

Había otros, un tanto más agresivos o hasta violentos, que no merecen ser repetidos.

Pero todos coincidían en señalar a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner como responsable de sus principales quejas.

Los sondeos de opinión pública muestran el descontento de esta clase media por el estilo confrontacional del gobierno, la desaceleración económica, los altos niveles de inflación (la segunda más alta de América Latina), la inseguridad, y lo que pudo haber sido el detonante de todo el malestar: las restricciones al ahorro en dólares, una costumbre histórica debido a las frecuentes devaluaciones de la moneda local.

En el centro de la capital argentina, donde estuvo BBC Mundo, había cientos de miles de personas de diferentes edades.

Otros reporteros de BBC Mundo estuvieron a las afueras de la residencia presidencial de Olivos, en un suburbio de la ciudad, a donde también llegaron manifestaciones.

Igualmente, hubo protestas en diferentes ciudades argentinas.

En la mayoría, el grueso de los participantes eran ciudadanos de clase media, o incluso alta, del país. Algo que fue utilizado a modo crítica por parte de voceros del oficialismo al señalar que era la "clase poderosa" o "adinerada" la que manifestaba.

Al caminar entre cientos de personas en la manifestación de Buenos Aires se vio que la gran mayoría claramente representaba un sector socioeconómico argentino más pudiente. Pero también se podía ver a manifestantes portando pancartas de La Matanza, una de las zonas más pobres de la provincia de Buenos Aires, la más numerosa del país.

Respuestas en la marcha

Los mensajes durante la marcha fueron heterogéneos. (Foto: Vladimir Hernández)

"No es nada más una protesta de ricos y adinerados, como dicen por ahí", dijo Valeria, una psicopedagoga, quien participaba de las manifestaciones al lado del Obelisco de Buenos Aires.

"Los invitaría a ver mi cuenta de banco y que vengan a ver cómo vivo. Desde hace muchos años que trabajo para pagarme un alquiler y tratar de vivir con algo de dignidad," agregó.

"Quizás en este sector se pueda ver a gente de clase media y media alta porque estamos cerca de una zona donde hay personas de ese estrato económico, pero esta protesta no sólo sucede acá si no en varias zonas de Buenos Aires y Argentina", le aseveró a BBC Mundo, Federico, un trabajador bancario en sus 30 años que también estaba en la manifestación.

En septiembre pasado hubo otra protesta similar. Importante en números, aunque en menor cantidad a la de este jueves.

En dicha ocasión los canales de televisión con política editorial que favorece al gobierno de Fernández de Kirchner transmitieron imágenes de manifestantes en abrigos de piel, con objetos de lujo y artículos costosos.

Por ello, en esta ocasión los organizadores -un grupo autoconvocado en redes sociales, que de alguna manera recibió apoyo o asesoría de sectores de la oposición política- instaron a los manifestantes a vestir camiseta blanca y pantalón de jean para así no poder ser estereotipados.

Según pudo observar BBC Mundo muchos se acogieron al "uniforme sugerido", pero no por ello se podría catalogar como una protesta de "ricos". Sí, mayoritariamente clase media.

Explicación sociológica

"No es una protesta de ricos, pero sí hay es amplios sectores de la clase media urbana", le dijo a BBC Mundo el sociólogo Heriberto Muraro.

"Si todos fueran ricos este sería un país muy afluente. Se trata de marketing -desde el oficialismo- para estereotipar", apuntó.

Por su parte, el analista político Rosendo Fraga le comentó a BBC Mundo que "durante los nueve años del kirchnerismo, se reconstituyó una clase media que había sido destruida por la crisis de 2001-2002".

"Hoy, el 50% de la sociedad argentina entra en los parámetros que caracterizan a la clase media, tanto por sus niveles educativos y culturales, como por su ingreso. No se trata entonces de un grupo minoritario, sino el más grande", agregó.

De acuerdo a analistas de opinión pública argentinos, una parte importante de esta clase media constituye el llamado voto péndulo que cambia de lado en cada elección.

"Cuando en octubre del año pasado la presidenta fue reelecta con el 54% de los votos, por lo menos uno cada tres de ellos, ha provenido de la clase media. La cuestión es que ahora parte de esos votos de clase media que tuvo el oficialismo menos de un año atrás se han alejado y esta protesta lo muestra", señaló Fraga.

No obstante, aún con estas protestas, se estima que hoy en día Fernández de Kirchner ganaría unos comicios presidenciales.

Dicha proyección se pondrá a prueba el próximo año con las elecciones legislativas de medio término, cruciales para el partido de gobierno.

Contenido relacionado

Vínculos

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.