¿Por qué los dramas médicos son tan populares?

  • 11 noviembre 2012
Casualty

No importa si se trata de la serie de televisión "Grey's Anatomy", "Hospital Central" o la ya clásica "ER", pasando por la británica "Casualty" que ha estado al aire desde 1986: nos sentimos fascinados por los dramas médicos. Cuando nos los cruzamos en la televisión es muy difícil apartar la mirada.

Y los libros no son la excepción, son igualmente populares en las listas de ventas.

Cuando se trata de saber cómo funcionan nuestros cuerpos y cómo pueden fallar es muy fácil engancharnos.

Sin duda, la ciencia médica es una gran fuente de historias e intrigas. La popularidad de los dramas basados en todas las formas de la medicina sugiere que nos gusta mirar y leer acerca de gente que está lidiando con dolor o malestar, enfrentando problemas que podríamos enfrentar también en algún momento de nuestras vidas.

El profesor George Ikkos, presidente de la sección de psiquiatría de la Sociedad Real de Medicina, asegura que el interés tiene que ver con el hecho de aprender sobre nosotros mismos a través de otras personas.

"La integridad de nuestro cuerpo es sumamente importante. Debemos preocuparnos más por nuestro propio cuerpo y eso es precisamente lo que ocurre. Las series de este tipo son dramáticas y emocionantes, e involucran a una gran cantidad de gente con la que nos podemos relacionar directamente", afirma.

"No es como ver un programa algo sobre física nuclear o filatelia (la afición por coleccionar estampillas)".

Voyeurismo

Image caption La actriz Ellen Pompeo es una de las protagonistas del drama Grey's Anatomy.

Así que tenemos una sed de conocimiento sobre nosotros mismos y nuestros cuerpos, y en las series (también como "Holby City" de la BBC) encontramos la respuesta. ¿O no?

Habla el profesor Ikkos: "Los programas bien producidos (con información certera) pueden ser útiles, pero la gente se involucra a diferentes niveles, desde el intelectual hasta el inculto, dependiendo de cómo se relacionen con lo que están viendo".

Aún no existe ninguna investigación para confirmar si estos dramas mejoran nuestra comprensión de las cuestiones médicas o si cambiar nuestra percepción sobre los problemas de salud.

Algunos shows médicos pueden ser simplemente una forma popular de voyeurismo. "Aunque proveen una información que es útil. No quiero desanimarlos", advierten el experto.

Los temas de la salud, la medicina y la ciencia son también el corazón de muchas obras populares de ficción y no ficción. Libros que entran a la lista de mejores vendidos, como "Antes de irme a dormir" de SJ Watson y "Yo antes que tú" de Jojo Moyes, abordan el tema de la pérdida de la memoria a largo plazo y la experiencia de ser parapléjico.

Thomas Wright, cuyo nuevo libro "Circulación" -una biografía del médico del siglo XVII William Harvey- ganó el premio Wellcome Trust Book hace poco, no tiene por qué estar convencido del poder de la historia clínica.

En busca de respuestas

Wright se sintió atraído por la historia del descubrimiento de Harvey acerca de que el corazón era el órgano principal del cuerpo, que bombeaba la sangre a través de las venas y arterias con una fuerza increíble.

Durante un experimento, dice el autor, Harvey corta la aorta de un animal y la sangre sale con tal fuerza y en tal cantidad que salpica la habitación.

"Fue muy impactante para la gente que pensaba que la sangre fluía lentamente por el cuerpo. Es una imagen que se quedó en mi mente".

El libro de Wright comienza con esa dramática escena. Al final, la historia regresa nuevamente.

En aquel entonces, la gente no tenía mucha fe en los médicos y muchos no creían que la medicina podría ayudar a curarlos, incluso si hubiesen podido darse el lujo de pagar por ella. A Harvey le costó mucho convencer a la gente de sus teorías.

Wright asegura que tanto la manera en que vemos a los doctores como sus métodos han cambiado mucho desde entonces y ello podría explicar la popularidad de estos dramas.

"Ahora buscamos a los médicos y científicos para obtener respuestas. Esperamos que puedan superar la enfermedad y la muerte. Los ponemos en un pedestal".

"El solo hecho de ir a un médico ya hace que la persona se sienta mejor, aunque se genere también expectativas y mucha presión".

Wright espera que su libro sea de interés para el mismo público que observa dramas médicos manchados de sangre en la televisión.

Brooke Magnanti es juez del premio que ganó Wright y posee un doctorado en ciencia forense. Ella ha investigado la salud infantil y dice que hay muchas posibilidades de que este tipo de libros atraiga a un público más amplio.

"Sería maravilloso si esto inicia una tendencia y genera discusiones en el mundo de la ciencia médica", dice.

"Es el tipo de cosas que damos por sentadas. Los datos básicos sobre anatomía eran un completo misterio hace apenas unos cientos de años y William Harvey estaba llevando a cabo experimentos para entender más sobre el cuerpo humano. Es muy parecido a lo que hace la ciencia moderna hoy en día".

La clave del éxito será si el libro de Wright se convierte en una película, pues la sangre aún genera impacto.

Si lo duda, pregúntele a los productores de "Grey's Anatomy", "Hospital Central", "ER" o "Casualty".

Contenido relacionado